Entrevista a Marisa Graham: “Bajar la edad es ser regresivo y los DD.HH tienen que ser siempre progresivos

Derechos Humanos Por
Diputados aprobaron el nombramiento de Marisa Graham como Defensora de Niñez. Mientras se espera la ratificación en el senado, la abogada fue entrevistada en Las 40!. Los tema de agenda, la ESI y la baja en la edad de punibilidad.
MARISA GRAHAM 1
Marisa Graham

Escucha el audio

Marisa Graham

29/06/2019

La futura Defensora de Niños, Niñas y Adolescentes, Marisa Graham, es abogada especialista en derecho de familia, ex titular del Consejo del Menor y la Familia y ex Directora de Niñez y Adolescencia del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Los defensores adjuntos que la acompañan son los abogados, especialistas en niñez, Juan Facundo Hernández y Fabián Repetto. Al respecto, señaló: “Nosotros tenemos la responsabilidad de armar la primera institucionalidad, que quede en el tiempo. Nuestra función fundamental es supervisar y monitorear que aquéllos derechos reconocidos por la Convención sobre los Derechos del Niño sean eficientes, sean eficaces y sean reales, que se vivan por niñas, niños y adolescentes”.

Tras ser consultada sobre qué es lo urgente en la agenda, explicó que la Defensoría tiene un presupuesto asignado para este año 2019 y, si bien es una cuestión institucional, no quisiera subejecutarlo. “Otro desafío que se plantea es la falta de defensores en muchas provincias, vamos a asumir con los cinco defensores que ya existen”, planteó. Por otro lado, indicó que hay gran vastedad de problemas a abordar en este contexto y enfatizó hay cuestiones que generan aún mas complicaciones a las que históricamente viven en general los chicos y chicas. En ese sentido, expuso: “que uno de cada dos chicos esté por debajo de la línea de pobreza, uno de cada tres ingrese a la escuela primaria con malnutrición o con sobrepeso, por la ingesta de harinas (…) ese es un marco que no es propicio digamos”.

Con respecto a la ley 26.061 de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, resaltó la sabiduría de la misma al asignar la duración del mandato por cinco años, ya que posibilitaría “generar políticas de estado que sean continuadas de un gobierno hacia otro, mas allá de los cambios de gobierno que existan cada vez”. Luego, retomó el tema de la agenda y precisó que en primer lugar está la primera infancia que abarca a niños hasta los tres años. En ese sentido, observó que las políticas destinadas a ellos no sólo deberían pasar por una buena alimentación, sino con la crianza y estimulación psicomotriz y emocional.

La ex funcionaria, planteó la necesidad de “armar una mesa donde podamos con distintos actores consensuar qué hacer con la emergencia alimentaria, que esto implique temas que parecen pequeños pero que no lo son, que son fundamentales; nosotros, en algún momento, habíamos recuperado con muchísimo esfuerzo lo que era la comensalidad familiar. (…) No solo es importante qué se come sino dónde se come y con quién se come. Entonces, está muy bien las políticas que nosotros podemos desarrollar, de alcanzar alimentos, de la asignación universal, etc. Pero sin perder aquello que en parte habíamos recuperado que es la comensalidad familiar que es tan importante porque el alimento entra por muchos lados (…) Hay cuestiones que tienen que ver con los activos materiales, pero también con los activos simbólicos que son muy importantes en una determinada etapa, sobre todo en la primera infancia y también en otra etapa que es la adolescencia”, insistió.

La entrevistada reconoció la preocupación por el bajón en la matrícula en el pasaje del primario al secundario y reconoció: “No tengo números recientes, pero en general no todos los chicos que terminan la primaria inician el secundario y luego, una vez iniciado el secundario, se registra un rezago escolar por un lado y deserción en el pasaje de segundo a tercer año. Ahora tengo que ver en las últimas encuestas que bajan del ministerio (…) Pero es un tema que hay que hablar, hay que interlocutar, hay que conversar con la escuela secundaria, para que la escuela secundaria ofrezca lo mejor para los pibes y sobre todo en aquéllos sectores donde tenemos los chicos en situación de mayor vulnerabilidad, tener la mejor escuela, que en general la ecuación es al revés. En los lugares de mayor vulnerabilidad tenemos la escuela mas abandonada, tiene que ser al revés. En los lugares donde más necesitan, tenemos que tener a la mejor maestra, al mejor maestro, a los más calificados con los mejores salarios, los mejores recursos y aplicar las nuevas tecnologías, modernizar un poco estas cosas que los pibes manejan mejor que nosotros y que hagan que la escuela contenga y que la escuela no cristalice las desigualdades que vienen desde afuera de la escuela, sino que por el contrario, como en otras épocas de nuestra patria, la escuela iguale, sea la gran igualadora."

Por otra parte, la abogada informó que junto a los defensores adjuntos en relación a la ESI (Educación Sexual Integral), coincidieron en sus planes de trabajo que serán perseguir y monitorear su aplicación en todo el territorio nacional. “Hay alguna provincia que ha dicho en algún momento ‘acá la ESI no entra’ como si fuera una opción que una ley nacional como esa no entre. Pero es que no solo es importante para las y los adolescentes, también es importante entre los más chicos porque es una herramienta fundamental de la prevención del abuso sexual, es importantísima. Esto lo venimos trabajando ya hace muchísimos años esto de cómo la ESI puede empezar a generar y debe generar un compromiso ético con el cuidado del propio cuerpo en los niños, para eso primero lo tenemos que tener los adultos. Prevenir las maternidades entre las niñas y tenemos los educadores preparados, hay protocolos, hay manuales que ha hecho UNICEF con el ministerio de educación antes, ahora y resulta que no logramos que entre en todas las escuelas con la rigurosidad con la que tendría que entrar. Nosotros tenemos que monitorear, interpelar la política pública por acción o por omisión, tenemos la obligación de generar consensos, de articular con la sociedad, con las organizaciones sociales, no solo con aquellas que se dedican a los derechos de los niños sino aquellas organizaciones de la comunidad en la que los niños desarrollan su vida, por ejemplo los clubes de barrio, que son un actor fundamental, incorpora, incluye, las chicas hacen actividades y los centros de estudiantes; todo lo que tenga que ver con el interés de chicas y chicos. (…) La defensoría va a tener que tener un espacio de escucha para los chicos y las chicas, de asesoramiento también para las familias, para los niños y niñas y sus mamás y para los chicos un poco más grandes que quieran venir o necesiten un espacio donde ser escuchados y poder participar, hay que escuchar un poco mas. También generar un espacio donde ellos nos escuchen a nosotros porque esto es un ida y vuelta, el mundo adulto también tiene cosas que decir a los pibes”.

Por último, habló sobre la resistencia de la mayoría de los especialistas en torno a la baja de la edad de punibilidad y enfatizó que ella se pronunció en contra en el año 1992. Con respecto a este impulso, agregó que es un tema que siempre sale o resurge. No obstante, aclaró que estaríamos vulnerando un principio básico de derechos humanos, porque lo primero es que en estos casos se aplica la no regresividad, es decir la progresividad de derechos. “Bajar la edad es ser regresivo y los derechos humanos tienen que ser siempre progresivos y no podemos retroceder. (…) En relación al tema de los índices de criminalidad yo vengo diciendo desde hace muchos años que es un poco un caza bobo, porque es decirle a la sociedad que bajar la edad de punibilidad va a impactar en el índice de criminalidad y eso la verdad es que no es cierto, no es verdad que los chicos por debajo de los dieciséis años cometan delitos graves en una cantidad suficiente como para considerar una baja de la edad. La verdad es que mientras un pibe está pungueando, te lo voy a decir vulgarmente, un celular hay cientos de adultos cometiendo delitos mucho más graves. Ahora, lo que pasa es que evidentemente sigue, y los medios de comunicación tienen mucho que ver con esto, porque se ve que vende mucho mas mostrar a un chico cometiendo un delito que a un adulto”. Para concluir, destacó que “siempre se muestra a los chicos en lo que no pueden, en lo que no saben, lo que hacen mal y la verdad es que los chicos, sobre todo las y los adolescentes nos muestran todo el tiempo, en nuestras propias casas incluso todo lo que tienen de potente, de creativos, son mucho menos prejuiciosos que nosotros, tienen otra frescura, escucharlos hablar en este lenguaje inclusivo, yo me maravillo como lo hacen, aceptan muchísimo más las diferencias, el trato que tienen los chicos entre sí, sobre todo los adolescentes con los chicos que tienen alguna discapacidad, con los chicos que son de otros países hermanos, son mucho mejor que nosotros. Entonces, escuchémoslos un poco más,” cerró.

Boletín de noticias