"Estamos pagando un millón de pesos por minuto"

Economía Por
El economista de la UBA y Director de la carrera de Economía de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), Santiago Fraschina, señaló que el gobierno apuesta, en términos electorales, a tratar de mantener la paz cambiaria con el apoyo del FMI, a costa de la fenomenal crisis en la economía real de la sociedad argentina.
@jsfraschina 1
Mg. Santiago Fraschina - foto: Twitter @jsfrachina

Escucha el audio

Santiago Fraschina

22/06/2019

El economista Santiago Fraschina, integrante del colectivo Economía Política para la Argentina (EPPA), explicó el rol que juega la economía y el impacto de la crisis en el bolsillo de la ciudadanía en vista a las próximas elecciones presidenciales. En ese sentido, sostuvo que, si bien el voto es multicausal, la economía cumple un rol muy importante a la hora de votar. De este modo, agregó que el gobierno no quiere llegar a las elecciones con una mega devaluación como el año pasado, por lo cual está pensando en el voto económico y por ello apuesta a sostener exclusivamente la paz cambiaria. “Con lo cual todas sus fichas están puestas en ver si puede mantener el tipo de cambio y si puede bajar un poco, manteniendo el tipo de cambio, el nivel inflacionario, para lo cual está utilizando una gran cantidad de reservas, sobre todo las reservas que consigue a través del endeudamiento con el Fondo Monetario Internacional, para financiar la fuga de capitales. Incluso eso va en contra del Estatuto del FMI, que no permite que sus dólares se usen para la fuga de capitales, pero sí se lo está permitiendo al gobierno de Mauricio Macri. Por eso, sostenemos que el FMI está jugando muy fuerte en la campaña en la Argentina apoyando la fórmula de Mauricio Macri”, destacó.

Ante la gravedad de este tipo de maniobras, que afectan el bolsillo del común de la gente, planteó que el consecuente correlato de sostener la paz cambiaria es la fenomenal crisis de la economía real. Al respecto, precisó que la medida de sostener una tasa de interés cercana al 70% para que no se dolaricen parte de los ahorros de los argentinos destruye la economía real, no hay crédito productivo y se profundiza y acelera el proceso de desindustrialización afectando no solo a las pequeñas y medianas empresas sino a las grandes que están atravesando terribles problemas. “El correlato de esto, obviamente es el aumento de la desocupación y la caída del salario real de los argentinos. Llegamos, ya rudamente con el último dato de desempleo, a volver a los dos dígitos 10.1%, por lo cual estamos transitando una fenomenal crisis laboral que se va a profundizar a lo largo de este año”, lamentó.

Por otra parte, advirtió que tres de los cuatro años del gobierno de Macri son recesivos y nos va a dejar diez puntos porcentuales por debajo del PBI per cápita en comparación al 2015. Entonces, Fraschina afirmó “el gobierno no tiene ni un solo dato positivo para mostrar en campaña” y sustentó “tenemos mas desempleo, menos PBI per cápita, muchísima mas deuda, mas pobreza, desocupación e inflación mas alta”. Seguidamente, subrayó que el tema del déficit fiscal es una imposición del FMI y a los únicos que les sirve es a los bonistas, puesto que están mejorando el déficit fiscal primario, pero no el total, el déficit fiscal financiero que incluye el pago de la deuda pública. “Estamos pagando un millón de pesos por minuto en promedio de deuda pública este año. ¿De dónde sale esa plata? Del ajuste fiscal que está haciendo en educación, salud, sistema previsional, pago a los empleados, obra pública. Para este año, la obra pública va a ser cero, no hay obra pública. Apostaron a los PPP que era la Participación Pública- Privada, pero con esta tasa de interés se cayeron con lo cual hoy no tenés obra pública. Bueno ¿para qué? solamente y exclusivamente para pagar la deuda pública, que es lo que le interesa al Fondo Monetario Internacional, con lo cual tenés un terrible ajuste fiscal pero casi ni mejoras en las cuentas públicas porque te crece el pago de interés, te crece el déficit financiero”, enfatizó.

A propósito de los comicios presidenciales, aceptó que existe una clara disputa de dos modelos económicos totalmente distintos y contrapuestos. “Lo que va a tener que definir la sociedad argentina es en qué modelo económico quiere vivir; si quiere seguir en este modelo económico que claramente es un modelo económico de desindustrialización, desempleo, endeudamiento, fuga de capitales, pobreza, indigencia o si quiere reconstruir un modelo económico, que con sus dificultades y sus desafíos, apostó y va a apostar, si gana, a reconstruir en términos económicos y sociales a la sociedad argentina, remarcó.

Finalmente, tras ser consultado con respecto al tiempo que llevará remontar la crisis de la economía real, planteó que puede llevar décadas y lo importante es cambiar la dirección del modelo económico. “Apenas se cambie de gobierno, lo primero que vamos a tener que hacer es atender la situación social, con lo cual ahí me parece que vamos a tener que ir hacia un shock distributivo para aumentar los salarios de los trabajadores, sobre todo el salario mínimo, la jubilación, la asignación universal por hijo para que le empiecen a ganar de vuelta a la inflación y empezar a reconstruir los ingresos reales de los argentinos. Además, de ser en términos sociales bueno y necesario, es racional desde el punto de vista económico, porque si vos le aumentás a los sectores de mas bajos ingresos, eso lo que va a generar es que aumente el consumo y aumenten las ventas, la producción, la inversión y vuelvan a generarse puestos de trabajo, para empezar a reducir nuevamente la desocupación. Con lo cual es socialmente positivo, pero además racional desde el punto de vista económico. A ese shock distributivo, lo que le vamos a tener que agregar es un proteccionismo de mercado interno como están haciendo todos los países centrales. (…) Y en términos financieros, vamos a tener que discutir nuevamente el endeudamiento con los bonistas, pero también con el Fondo Monetario Internacional. Sentarse con el FMI para negociar un memorándum de entendimiento, porque obviamente no podemos pagar deuda en base al ajuste fiscal, pero además porque no sirve ni siquiera para los bonistas porque tarde o temprano si seguimos en este camino vamos a terminar cayendo en default siempre, porque no vas a generar la capacidad de recaudo de esa deuda, con lo cual ni siquiera ese modelo económico, en el mediano plazo, les sirve a los bonistas”, concluyó.

Boletín de noticias