El macrismo en crisis: "Nenes caprichosos a los que las cosas no les salieron bien"

Política Por
Gustavo Varela, Doctor en Ciencias Sociales y autor del libro “Aguafuertes de la farsa macrista y otros relatos” analizó en Las 40! lo sucedido esta semana a partir de los resultados de las PASO y las políticas implementadas durante estos cuatro años de macrismo.

Escucha el audio

Gustavo Varela - 17/08/2019

Filósofo, ensayista y músico. Doctor en Ciencias Sociales, Docente de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, en FLACSO y en la Universidad del Cine. Autor del libro “Aguafuertes de la farsa macrista y otros relatos”

El Doctor en Ciencias Sociales y ensayista -Gustavo Varela- fue entrevistado en Las 40! a raíz de su libro "Aguafuertes de la Farsa macrista"   (Editorial Sudestada) y se detuvo a analizar lo actuado por el presidente y sus funcionarios durante la semana siguiente a las PASO.  

“Parece que estuviera implosionando, ¿no? Es decir, aquello para lo que ellos estaban preparados no les funciona y se enfrentan entre ellos ahora, que eso también es una característica que hasta este momento no había aparecido”, sostuvo.. Con respecto al respaldo periodístico que tenía hasta hace poco el gobierno, observó que rápidamente los sectores mediáticos empiezan a cambiar de lugar y abandonan un poco todo lo que significaba el mundo PRO.

Por lo que se refiere a el paquete de medidas anunciado y la proyección de los acontecimientos a las elecciones de octubre, Varela planteó: “yo creo que va a ser complicado, ellos están muy irritados, buscan permanentemente salir con la propia y nunca pensar en términos colectivos. Creo que no van a ser torpes, van a tratar de mantener un estado de cosas, por lo menos hasta octubre. Y estoy convencido de que el Frente que hizo Alberto y Cristina me parece que va a tener una solidez muy fuerte en el momento en que sean las votaciones. Así que después no sé, eso es muy difícil poder pensarlo, son gente de revancha, de venganza, no sé… no me animo a pensar que pueden hacer”.

En el mismo sentido, tras ser consultado por los discursos y declaraciones del presidente y sus cuadros políticos se reconoció sorprendido y dijo: “lo que pasa es que ellos son nenes caprichosos a los que las cosas no les han salido bien. Entonces, hacen todo eso que hacen, que es un poco una expresión de su propia falta de poder, se ven entorpecidos por un mundo que ellos no calculaban y que efectivamente ahora lo tienen que calcular ¿no? Estaban muy cómodamente sentados y ahora tienen que empezar a moverse, empezar a construir algo para ver si pueden llegar a algún lado. Me parece que no van a poder llegar y lo que hicieron a lo largo de esta semana es un signo de su propia debilidad más que de su fortaleza”.

Por otra parte, el autor precisó que “hay una impronta permanente de querer instalar un modelo político y económico muy diferente al tradicional que tuvimos en la Argentina. Y, por ahora, la Argentina sigue respondiendo afirmativamente frente a esa idea del neoliberalismo”. La primera exposición del neoliberalismo fue con la Dictadura y Martínez de Hoz, la siguiente fue con Menem y esta es la tercera. En “Aguafuertes de la farsa macrista y otros relatos”,  plantea que no son de derecha, no es el rango que los mide, ‘son otra cosa; neo-empresarios de bicicleta, aire libre y viernes casual’. “Los conceptos de derecha, izquierda son complicados, a mí me parece que lo que hay es una sociedad del rendimiento y la desactivación de un modelo colectivo y la emergencia de estas formas que ellos llaman emprendedurismo; el emprendedor, es decir aquél que es solo, que está aislado, que está enfrentado consigo mismo, que tiene una individualidad permanente y, por lo tanto, no hay ahí colectivo posible,señaló.

A continuación, Varela subrayó que “el neoliberalismo tiene cuarenta, cincuenta años ya casi, digamos desde la década del 70 en adelante. Y la insistencia del neoliberalismo como una forma específica de poder, es decir como un poder de mercado y poder de finanzas eso a nosotros se nos viene permanentemente encima. Fíjate vos que tuvo que salir Alberto a frenar a los mercados, es decir el mercado es una fuerza que es efectivamente aquella contra la cual tenemos que luchar (…) Desde el 55 en adelante hay un proceso que se repite cada veinte años; digamos 56, 76, 1996, 2016. El del menemismo es diferente el tiempo, pero más o menos es eso, a mí lo que me parece es que hay un 30% de gente que es antiperonista, gente que tiene una intención de pensarse a sí mismo permanentemente y no de manera colectiva.

Varela analizó el núcleo duro que sigue teniendo el macrismo y subrayó que este 30% antiperonista tiene siempre la idea de que las cosas pueden ser distintas y efectivamente no lo son. “Además, porque se arrastra de generación en generación, no es que los del 55 estén ahora; ya no están los del 55 que puteaban contra Perón y sin embargo hay algo que se repite, hay algo que insiste que un 30%, un 25, 30 y pico que gira en torno a eso y algunos se atreven a pensar que esa diferencia, es una diferencia que viene desde 1810, entre Saavedra y Moreno, yo la pienso a partir del Peronismo. El Peronismo fue, realmente, un problema para muchos y ese problema para muchos se heredó y hay quienes siguen insistiendo con que el peronismo es un mal de la gente”, razonó.

Por lo que se refiere a los demás países de Latinoamérica que pronto también tendrán elecciones, el docente consideró que más allá de Evo Morales el resto de los países latinoamericanos se encontraron con este sistema de fake news, de intervención sobre la población de un modo muy eficaz, pero a la vez muy perverso. “Ocurrió en Brasil, ocurrió en Ecuador, ocurre en la Argentina, ocurrió de algún modo en Chile y en Perú. Me parece que va a tomar un poco componerse nuevamente un modelo parecido al que tuvimos en el 2003, 2004, 2005. No va a ser fácil pero también porque hay intereses foráneos que están permanentemente acicalando el suelo de cada uno de los países”.

Para finalizar, Gustavo Varela lamentó que países como los nuestros, que son países emergentes, estén dispuestos en el mercado internacional específicamente como productores de materias primas y no como la posibilidad de tener valor agregado. “Bueno, eso para nosotros, también es un tema porque en algún momento chocamos con que no hay dólares, con que pasa una cosa u otra y entonces el sistema industrial empieza a perderse. Es complejo el tema porque los países centrales son aquellos que están moviendo siempre la cuerda y nosotros como por detrás tratando de acompañar y de constituir un estado de cosas común”, concluyó.

Boletín de noticias