Nicolás Trotta: “La crisis es Mauricio Macri”

Economía Por
El Rector de la Universidad Metropolitana (UMET), Nicolás Trotta, en diálogo con Las 40! analizó la complejidad del escenario argentino ante un grave proceso inflacionario y la repercusión en las provincias a las que le afectarían los fondos coparticipables impidiendo que puedan desplegar políticas sociales para enfrentar los peores resultados sociales y económicos.
Trotta
- foto: Facebook Nicolás Trotta

Escucha el audio

Nicolás Trotta - 24/08/2019

Nicolás Trotta: Dr. en Educación y Abogado, Rector de la Universidad Metropolitana (UMET); Docente; Impulsor del CITRA (Centro Innovación de los Trabajadores UMET-CONICET) ; Director General de la Editorial Octubre; Director Ejecutivo del Instituto Cafiero; al frente de Latinoamérica Piensa

Nicolás Trotta sostuvo que el gobierno de Mauricio Macri está desconcertado frente a los resultados de las PASO e inclusive en la crisis “no tiene capacidad de sentarse en una mesa a dialogar con los actores”. El hecho de que los gobernadores se hayan enterado de las medidas por televisión y se comprometan sus recursos los ha llevado necesariamente a “asumir un mayor protagonismo frente a la retracción de las políticas nacionales y una crisis macroeconómica, social y de empleo que se profundiza.

En ese sentido, explicó que las provincias frente a la aceleración del proceso inflacionario vienen perdiendo y que eso se ve reflejado en la recaudación local. “El hecho que le comprometan recursos coparticipables a partir de decisiones inconsultas, les impide a los gobiernos provinciales desplegar las políticas sociales necesarias en la crisis, pero también el hecho de pagar en tiempo y forma muchas de ellas los salarios y el hecho también de poder hacer frente a las cláusulas gatillo que los gobiernos establecieron en las negociaciones con los sindicatos provinciales”, agregó.

Por otro lado, Trotta indicó que las derrotas de los candidatos del macrismo fueron muy marcadas y el hecho de que en este último año de gestión “casi cuatro millones de argentinos cayeron en la pobreza en el 2018, este crecimiento de la desocupación en dos dígitos, la pérdida marcada de la capacidad de compra del salario, la caída del 18% del gobierno Mauricio Macri nos lleva a pensar que la sociedad se iba a manifestar contundentemente en contra de su política”.

El entrevistado destacó que “hubo una fuerte manipulación por parte del gobierno en intentar mostrar un escenario competitivo en términos electorales para intentar que no suceda lo que terminó ocurriendo el día lunes; que los mercados terminaron reaccionando frente a lo que ha sido una demonización por parte del gobierno de Cambiemos de la propuesta de Fernández-Fernández, cuando claramente la crisis no es Alberto Fernández, la crisis es Mauricio Macri porque hoy estamos sufriendo la consecuencia de su plan económico de los últimos tres años y medio”.

En relación a la búsqueda por parte del presidente de compartir los costos políticos con la fórmula Fernández-Fernández dijo: “creo que estamos frente a un hecho bastante inédito, hoy tenemos un presidente muy debilitado, pero todavía no tenemos un presidente electo. Tenemos un candidato que ha tenido un fuerte respaldo, es muy atípico y, por un lado, el hecho de que hay una fórmula Fernández-Fernández que ha tenido casi la mitad de los votos, pero quizás el dato más contundente aún es que dos de cada tres argentinos le ha dicho que no a las políticas de Macri. Eso es lo que creo que es difícil en términos personales, ponerse en el lugar del presidente Macri, pero la verdad es que él debe estar en una situación de cómo va hacia el proceso de la elección y, por otro lado, como administra esta crisis para poder llegar al 27 de octubre y al día 10 de diciembre cuando la sociedad ya se ha manifestado de una manera muy contundente (…) Mauricio Macri es el campeón que ha sido noqueado y sus amigos que se acercaron cuando era el campeón del mundo, hoy lo abandonan porque ya no pueden acceder más a los beneficios que supieron acceder cuando era la figura de la política argentina”.

El Rector de la UMET, opinó que muchos sectores económicos que apostaron hasta el 11 de agosto por Macri y cuyos patrimonios se han visto afectados, hoy se están dando cuenta que los resultados también los impactaron y remarcó: “gran parte de la economía argentina depende del mercado interno y hoy tenemos un mercado interno absolutamente depreciado. El 70% de la economía se vincula al mercado interno por las malas decisiones, por esta apertura de la economía, por la irresponsabilidad del cuadro tarifario, por haber hecho caer gran parte del ajuste sobre el sector popular y los sectores medios en beneficio de dos sectores que se han llenado los bolsillos, ciertas empresas energéticas y el sector financiero”.

Por consiguiente, Trotta coincidió con el planteo de Alberto Fernández y la necesidad de generar una nueva agenda, no sólo para la emergencia, porque el gran problema que tenemos en la Argentina de hoy es el problema social, el problema alimentario. “Tenemos que abordar esa agenda rápidamente y después empezar a construir los consensos para esa emergencia, pero también para el mediano y largo plazo, sentando en una mesa al sector del trabajo, al sector empresario donde deberían estar el sector agropecuario, el sector industrial, el propio sector financiero, los movimientos sociales para buscar esos acuerdos, porque también creo que todos aprendimos que tenemos que intentar superar las antinomias que no nacieron con Macri pero que sí se profundizaron con mucha virulencia en la gestión de Macri”, observó.

A su vez, planteó que para la concertación de medidas y políticas tendientes al fortalecimiento del salario es necesario que nazca de ese nuevo contrato social y debería tener un rápido impacto alcanzando a muchos trabajadores que hoy no llegan a cubrir la canasta básica y a sectores que han caído estrepitosamente. “Por eso debe ser una de las primeras medidas y lo otro es dar estas discusiones sentados en una mesa, a partir del diálogo, con el sector agropecuario. Un sector agropecuario con el cual hay que trabajar para mejorar su rentabilidad porque también eso es importante, pero poniendo el foco en cómo mejoramos el abastecimiento del mercado interno sin caer en equivocaciones del pasado”, señaló.

Por otra parte, acusó al actual gobierno de incentivar la exportación de ganado en pie y semillas de girasol y calificó estas decisiones, tomadas por parte del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, como aberraciones; porque los animales tienen que ser faenados acá generando más puestos de trabajo y las semillas tienen menores retenciones que el aceite de girasol que genera mayor valor agregado.

Asimismo, recalcó la idea de que el diálogo es una herramienta fundamental para la construcción de políticas públicas y aceptó: “eso no quiere decir que se generen los consensos y la unanimidad absoluta en esas decisiones, pero creo que todos tenemos que tener el horizonte, y lo hemos dialogado con muchos actores, en la necesidad de cómo ponemos todos el hombro frente a la emergencia social que estamos transitando. Pero también ponemos metas de aumento de productividad, de aumento de empleo, de objetivos, de crecimiento de las exportaciones, de generar más dólares en el sector agropecuario, el sector del petróleo y el gas, el sector industrial; porque la verdad, lo único comparable al mal momento que tenemos hoy, son los enormes condicionamientos que Macri nos va a dejar de cara al futuro, 153 000 millones de dólares de deuda que vencen en el 20, 21, 22 y 23; ese es un enorme problema para todos los argentinos”.

Finalmente, en relación al paquete de medidas anunciado y su sostenimiento remarcó que frente a la incapacidad del gobierno nacional de consultar a otros actores afectados, como los gobernadores, éstos toman medidas defensivas con cierto impacto en un momento donde la inflación en los próximos tres meses va a superar el 12%. “Entonces vamos a terminar con la inflación más alta desde 1991. El año pasado terminamos con una inflación del 45, 46%, este año la inflación no va a ser inferior al 55. Esa es la Argentina que está dejando Macri, con el impacto como decía al comienzo de una pobreza de por lo menos el 38% por nivel de ingreso, la mitad de nuestros niños, niñas y adolescentes están debajo de la pobreza, es una tragedia para todos los argentinos porque la única manera de construir un futuro de equidad, de igualdad es que haya un abordaje y una desesperación de la sociedad y de la política argentina para resolver el problema del hambre que hoy hay en nuestro país, porque si no, no hay futuro. Aunque parezca un lugar común decir eso es lo que tiene que hacer el próximo presidente de manera desesperada, concluyó.

Boletín de noticias