Pablo Allende: “Si Chile fuera lo que ahora es Cuba, sería un Chile mucho más justo"

Política Por
El nieto del presidente chileno Salvador Allende, Pablo Sepúlveda Allende, entrevistado por Las 40! habló sobre lo que significa la figura de su abuelo a 46 años del Golpe de Estado en Chile, la situación de Venezuela, el resto de Latinoamérica y la injerencia de Estados Unidos en la desestabilización de los gobiernos progresistas en la región.
allende

Escucha el audio

Pablo Sepúlveda Allende

Médico, Dr. en Psiquiatría; Presidente de la Fundación Latinoamericana Dr. Salvador Allende

Esta semana se cumplió un nuevo aniversario del derrocamiento de Salvador Allende en Chile, su nieto Pablo Sepúlveda Allende dijo: “es un día que se recuerda con mucho dolor, pero a la vez con mucha rabia y es un día que también llama a la lucha porque todas las injusticias por las cuales se luchó, se construyó la unidad popular, por las cuales Salvador Allende entregó su vida pues siguen existiendo, tanto en Chile como en cualquier parte de América Latina y el mundo. Entonces, es un día que si bien, es un día donde se inicia en Chile el período más oscuro de su historia, el más terrible, ahí es donde también empieza el período neoliberal, implantado por la Dictadura a la fuerza; sangre, fuego digamos va a ser el Terrorismo de Estado, que implanta un modelo que profundiza las injusticias sociales y profundiza el saqueo y la explotación tanto del pueblo como de los recursos”.

A propósito de la figura de su abuelo y lo que representa para él en lo personal, manifestó: “bueno pues, mucho orgullo obviamente y también cierto grado de responsabilidad de llevar ese apellido, llevar su sangre, en el sentido pues de la forma que uno pueda, a su alcance, poder seguir su ejemplo y dar la misma lucha, seguir su mismo camino de lucha”. El sueño de la Patria Socialista es posible, “totalmente, bueno ya era el mismo de Allende de por sí la Patria Grande, Latinoamérica Unida y sí, socialista. Al menos que haya una sociedad justa, que los pueblos salgan de su histórica explotación y miseria y dominación. Metodológicamente eso se llama socialismo, entonces es la misma lucha”, contestó.    

Por otra parte, explicó que Estados Unidos junto a las oligarquías locales siempre están detrás de todas las intervenciones en América Latina saboteándolos, desestabilizándolos, derrocándolos o conspirando en contra de sus intentos de realizar reformas profundas hacia una sociedad más equitativa. “En el fondo son los mismos actores, contra los pueblos de Latinoamérica que quieren hacer cambios, que quieren de repente, por distintas vías, tanto revoluciones armadas como en Cuba, como en Nicaragua como por vías democráticas como en Chile o en los procesos que recientemente, durante el siglo XXI, han surgido en América Latina. Hablamos de la revolución bolivariana, bueno Bolivia, Nicaragua que se vuelve a recuperar el poder a través de los votos y toda esta ola de países progresistas o de izquierda que son elegidos democráticamente, igualmente han sido saboteados. (…) Recordemos el caso de Zelaya en 2009 y todos los varios casos. Zelaya fue derrocado ilegalmente, fue un Golpe de Estado, no como conocíamos en los años setenta, no con ese nivel de violencia y agresividad, pero sí es un Golpe de Estado en que destituyen a un presidente que fue electo democráticamente. Sin ninguna razón que lo justifique, igualmente con Lugo y con Dilma. Y después con Dilma también, sin ningún tipo de prueba seria, Lula Da Silva preso, para que no pueda ser candidato y así poder ganar, porque era el favorito. El único país en donde decidieron (por decirlo de alguna manera) virar hacia la derecha fue Argentina con la elección de Macri. Fue una elección muy cerrada, pero efectivamente fue una elección, pero ya vemos las consecuencias de eso, el desastre que ha quedado económico y social”, lamentó.

Para el entrevistado, los actuales gobiernos de Argentina y Chile representan a los mismos poderes de entonces pero elegidos por vías democráticas. Al respecto, Sepúlveda Allende sostuvo: “en Chile con Piñera mantienen esto; lo que pasa es que tienen un control total de los medios de comunicación, entonces el nivel de influencia que pueden ejercer sobre los pueblos es bastante poderoso y por eso, aveces, salen electos. Pero, también ha habido como vimos en el resto de Latinoamérica, procesos que no, pues. Procesos populares que han llegado al poder desde los movimientos sociales hasta la presidencia, como Bolivia (Evo Morales viene del movimiento cocalero, el MAS) y así en Ecuador también”

Por otra parte, tras ser consultado por las declaraciones de Jair Bolsonaro reivindicando ‘el trabajo de Pinochet’ y diciendo que si no fuera por él Chile hoy sería como Cuba, respondió: “Bolsonaro tiene una calidad humana tan baja que ya es como evidente, todo el mundo lo reconoce (al igual que Trump). Es alguien que abiertamente es totalmente machista, racista, fascista, reivindica la tortura como método político, reivindica las dictaduras, los crímenes, o sea su calidad ética, moral y humana está por los suelos, digamos es una miseria humana como quien dice. Ahora, si fuera así como él dice que Chile sería lo que ahora es Cuba, bueno sería un Chile mucho más justo, un Chile que tuviera pues una educación de calidad, totalmente pública, un Chile que tuviera los derechos sociales básicos prácticamente gratuitos, tuviera también una salud de calidad- de primera calidad- totalmente gratuita y universal para todos, que tuviera muchas otras ventajas que realmente tiene Cuba a pesar de todas las dificultades económicas que ha presentado Cuba pero es un país que tiene estándares de vida, en el sentido de desarrollo humano mucho mayores que los que tiene Chile o gran parte de América Latina, esto las estadísticas lo dicen. El desarrollo de su industria farmacéutica. Lo que pasa es que la imagen que ellos pintan de Cuba como que no es la realidad. Yo viví en Cuba, nueve años, y sé cómo es. Sé que es el mejor país para criar, para la infancia. También la UNICEF y los gobiernos internacionales califican a Cuba como de primer nivel, o sea la infancia ya tiene una cantidad de garantías, de protección, como no lo tienen para nada nuestros países en América Latina. Aquí, en Argentina vengo unas semanas y me he enterado de cifras escalofriantes en términos incluso de hambre de los más chicos, de los pibes, de los niños. Muchas familias dependen de comedores populares, de merenderos, cosas de ese tipo que en Cuba jamás lo vas a ver, jamás en Cuba vas a ver un niño en la calle. La gente mayor, los ancianos también viven en unas condiciones también con una calidad de vida mucho mayor que en Chile, Argentina, Brasil, que en todos los países. Y bueno, ojalá en Chile se hubiera llegado a eso"

"Eso era lo que Cuba representa en gran medida, guardando las diferencias en cómo se accede a eso, en el sentido pro quo es una revolución que llegó al poder de una forma distinta a la que había pensado Salvador Allende para Chile, pero el objetivo era el mismo, una sociedad mucho más justa, más igualitaria y humana. Lo cual no existe ahorita en el neoliberalismo chileno, es una sociedad terriblemente individualista, inhumana, explotadora. Por ejemplo, la medida tal vez más conocida, digamos importante, trascendental que tomó Salvador Allende durante su gobierno fue la nacionalización del cobre. El cobre en Chile es como el petróleo para Venezuela, Chile tiene el 40% de las reservas mundiales de cobre, para hacerte la comparación; Venezuela que es la principal reserva de petróleo tiene alrededor del 10-15% de las reservas mundiales y es la primera reserva. Chile tiene el 40% de las reservas mundiales de cobre y durante el período de la Unidad Popular fue nacionalizado, se les expropió a las empresas norteamericanas que lo tenían principalmente, que lo dominaban, lo explotaban y saqueaban los recursos. Ahora vemos, 46 años después, (obviamente fruto de la dictadura) todo ese cobre, el 70% es privado, transnacional, con lo cual se llevan 40000 millones de dólares al año de Chile; es un presupuesto impresionante (…) equivale al 60% del presupuesto anual de Chile, es una cantidad brutal de dinero, de saqueo. Los gobiernos generalmente capitalistas, neoliberales, siempre dicen que ‘no hay dinero para esto’, que ‘no hay dinero para lo otro’, entonces todo tiene que ser parlado, privatizado porque el Estado no tiene como garantizar la salud, la educación. Entonces eso es como mucho del discurso, del argumento que funciona aquí y allá para privatizar. Por ejemplo, si Chile tuviera esa riqueza en sus manos le alcanzaría de sobra para una salud totalmente de primer nivel, con calidad, con educación, con viviendas dignas, empleos”, planteó.

El nieto de Salvador Allende, actualmente reside en Venezuela y con relación a la situación que atraviesa ese país declaró: “Venezuela está ante una crisis económica delicada, profunda, no llega a ser como lo califican ‘una crisis alimentaria’, ‘una catástrofe humanitaria’ como la quieren pintar (también con intenciones injerencistas), pero efectivamente hay una crisis económica grave que principalmente es consecuencia de la caída estrepitosa del precio del barril del petróleo que se inicia en 2014/15, venían de muchos años con precios de 100 a 120 dólares por barril. Históricamente, hace 100 años, su principal entrada de divisas ha sido el petróleo. O sea, es un país que exporta petróleo (lo único que exporta) e importa casi todo, nunca ha sido un país productor, industrializado; en fin, ha sido un país importador y exportador únicamente de petróleo. Cuando caen esos precios del petróleo a 20 dólares por barril (…) y se mantienen esos precios durante dos, tres años, pega enormemente en el presupuesto nacional y en todos los programas sociales que había. Todos los avances que se fueron alcanzando reciben un impacto fuerte y eso sumado ahí comienza a arreciar, a apretar fuertemente lo que es la guerra económica, el bloqueo. El bloqueo no empieza ahora con Venezuela, ya se empiezan a firmar decretos contra la economía venezolana desde el año 2014. Entonces, ha impedido enormemente la recuperación de la economía venezolana el tema del bloqueo y que dicho por los mismos funcionarios norteamericanos. Lo dice William Brownfield, uno que fue embajador en Colombia, en Chile, después fue embajador de Venezuela, dijo que ‘las sanciones (textualmente así lo decía en una entrevista, está en internet y se puede ver) van dirigidas a Pdvsa (empresa estatal Petróleos) para hacer colapsar la economía de Venezuela, aunque eso cause un período de sufrimiento en la población de meses o años’. O sea, deliberadamente, hay una intención de atacar la economía, hacerla colapsar y con eso crear una crisis, a lo que ellos aspiran es que se produzca un cambio de gobierno, cosa que no ha pasado y por eso ahora están con temas más de agresión de corte militar. Pero la intención de ellos es eso, cosa que no es lo que se dice afuera, efectivamente hay una crisis, pero no se dicen las causas ni los factores que influyen en esa crisis, la gran mayoría de las razones. Hay razones propias, también errores, en fin, temas de corrupción, temas de mala gestión, pero no explica para nada la crisis actual; eso es un porcentaje mucho menor en comparación a los ingresos del petróleo y al bloqueo económico”.

Por lo que se refiere al informe presentado por la actual Comisionada de la ONU por los Derechos Humanos, Michelle Bachelet consideró que es un informe que no es real en gran medida y es muy parcializado. “Es una copia o es un mismo informe que se ha presentado los años pasados, cuando estaba el anterior Comisionado, un príncipe jordano (Zeid Al Hussein), que no tuvo la repercusión que tuvo este porque era un príncipe jordano (que allá me imagino ellos que van a hablar de derechos humanos), pero lo de Michelle Bachelet tuvo mucho más impacto por la figura que ella representa. Pero es un informe que no tiene las fuentes para hablar de las cosas que dice, no son verificables las cifras, no dan nombres. Por eso, decía las fuentes que utilizan son todas ONG de derechos humanos de Venezuela, que todas siempre han sido politizadas, son políticas, de derecha y son financiadas por organismos de Estados Unidos como el Departamento de Estado, como por el mismo Congreso. El financiamiento de estas ONG, todo proviene de la USAID (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional) y de la NED (Fundación Nacional para la Democracia), con lo cual les quita la credibilidad porque ya vienen parcializadas y dan ese tipo de informaciones que ellos tampoco tienen como comprobarlas. Aquí hablamos, no sé en Chile o en Argentina, y sabemos perfectamente quienes son las gentes que fueron asesinadas, desaparecidas. Allá, el informe te da unas cifras sin ningún respaldo y habla de ‘presunto’, habla de ‘presuntos 5000 ejecutados judiciales’ o ‘posibles’, según el Observatorio, según la ONG tal, entonces es metodológicamente poco serio, es acusatorio, pero sin tener como comprobarlo. El papel de ese informe es aumentar, profundizar la criminalización de Venezuela, como un estado que viola los derechos humanos para obtener justificaciones ante la opinión pública mundial y ante los organismos mismos de la ONU, para aumentar las presiones económicas e incluso militares. Así pasó con Libia, recordemos que también cuando empezó la crisis- bueno todos esos países con la Primavera Árabe- empezaron las manifestaciones en Libia, se inventó una mentira monumental de que Ghadafi había bombardeado, había agarrado los aviones de su propia fuerza aérea y había bombardeado a los manifestantes. Eso salió publicado en todos los medios occidentales de forma sistemática, uno también lo puede buscar en internet; pon en Google ‘Ghadafi bombardea manifestantes’ y te sale las noticias de El País, con eso que fue una mentira total, jamás pasó eso, jamás, igual que tampoco existieron armas de destrucción masiva en Irak, pero bueno en el caso de Libia eso dio pie a que también la Comisionada de Derechos Humanos de ese momento, sacara su informe, hiciera un informe y justificar pasar después a la Corte Penal Internacional y justificara la invasión ante la opinión pública mundial y ante el Consejo de Seguridad de la ONU que en ese momento se aprobó pues, no hubo ningún veto para eso y miren todo lo que pasa con Libia hoy, de ser el país más avanzado de África, con unos niveles de vida realmente envidiables, un país que realmente funcionaba, con mucha mejor calidad o nivel de vida que muchos países latinoamericanos y ahora es un país totalmente destrozado, fragmentado, ahí no hay estado, la destrucción del estado nación y del país para saquearle sus recursos. Ahora, todos sus pozos petroleros están en manos de transnacionales francesas, italianas y que están de hecho en pugna entre ellas”, finalizó.

Boletín de noticias