Un nuevo aniversario del retorno del 'maldito de la historia sine qua non'

Política Por
Se cumplió un nuevo aniversario de la repatriación de los restos de Juan Manuel de Rosas. Al respecto, el politólogo y Secretario del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas, Pablo Vázquez hablo con Las 40! de las diversas actividades que llevarían a cabo y del periplo que implicó el retorno del Restaurador de las Leyes.
WhatsApp Image 2019-09-29 at 22.12.45
foto: revista Gente| 1974 - Tumba de Juan Manuel de Rosas en Southampton, el embajador Manuel de Anchorena junto a Samuel 'Chiche' Gelblung

Escucha el audio

Pablo Vázquez | 28/09/2019

Politólogo; Dr. en Comunicación; Docente UCES (Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales); Académico de Institutos Eva Perón y Rosas, ex del Dorrego; Autor de Jauretche; Fundación Eva Perón; La Otra Historia 1-2 ; Secretario del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas

Pablo Vázquez rememoró el exilio de Juan Manuel de Rosas después de la Batalla de Caseros el 3 de febrero de 1852, donde junto a sus hijos embarca rumbo a Inglaterra en el buque Conflict. “El viaje fue todo un tema porque hubo problemas en el propio barco, en el Conflict (justamente se llamaba ‘El Conflicto’) y efectivamente pasó de todo, se reventó una caldera, hasta murieron hombres, se armó todo un bardo hasta que llegaron a Inglaterra. Y de ahí, va primero a una posada a Windsor, me acuerdo porque después van a ser los Windsor los que van a llevar adelante la prosapia del reino de Gran Bretaña, y se va a instalar con sus hijos. Su hijo Juan, después vuelve a Argentina y su hija Manuelita se casa con Terrero y él queda a cargo de Burgess Farm. Él se arma una estancia en Inglaterra cerca de Londres, en lo que sería Southampton y ahí fallece justo el 14 de marzo. Pobre, me acuerdo la referencia de un gran historiador, de Carlos Ibarguren cuando muere en brazos de la hija y ella termina hablándole a ‘Tatita’ y ‘que no pasa nada, no ve nada’ y termina falleciendo. Él va a ser enterrado ahí, en Southampton. Él no quería que hagan ceremonias (…) Sí, obviamente tenía una cosa clara que, quería el sable de San Martín que figurase al respecto, después con los años, Manuelita lo va a donar al museo, que es el sable corvo de San Martín. Lo va a donar hacia finales del siglo XIX al recién creado Museo Histórico Nacional que está en la zona sur de Buenos Aires con su primer director Carranza”, relató.

El docente, subrayó que Rosas “es el maldito de la historia sine qua non” y dijo que los versos de José Mármol (el que había escrito Amalia) fueron representativos y casi una condena bíblica: ‘ni el polvo de sus huesos la América tendrá’. El cuerpo de Rosas quedó en Southampton y hubo varios intentos de repatriarlo, “sobre todo una comisión Pro-retorno de los restos de Rosas en los años 30, cuando está en ciernes el surgimiento del Instituto Rosas que es del 38’. Luego un par, en el segundo gobierno de Perón, donde la figura de Rosas todavía era discutida parecía que, en el 73- 74 iba a tener mayor realce el hecho de traer su cuerpo, de hecho el embajador era Manuel de Anchorena y estaba relacionado hasta con la familia Rosas, un tipo que venía del nacionalismo y se acerca al peronismo. Como nota de color te digo que hubo un especial de la revista Gente de octubre del 74 con un joven y con cabello iracundo Samuel Chiche Gelblung. Está ahí con anteojos Manuel de Anchorena y cayó Chiche Gelblung haciendo un relevamiento- muy buena nota tengo que decir como periodista- porque el habla con el cuidador del cementerio que, ya había quedado casi inutilizado y él dice que le gustaría ser la última persona que le pone una flor a la tumba de Rosas porque todo argentino que pasase por ahí (todavía ni siquiera era la guerra de Malvinas y demás estamos hablando del 74) dejaba una flor, hacía una mención y era como un punto hasta turístico en ese lugar. Después, recorre un poco los lugares donde estuvo Rosas, donde se alojó y demás. Creo que algo cerraba con que es un día de octubre en Southampton y el sol brilla sobre la tumba de Rosas, cerró bien la nota al respecto.  Y eso quedó ahí medio latente, obviamente pasa la dictadura militar, retorna la democracia y el presidente Menem dentro de sus promesas iniciales había dicho que quería traer a Juan Manuel de Rosas y, paradójicamente, es una de las promesas que cumple”, señaló.

“En el marco de poder conciliar a los argentinos, hay una comisión de gente allegada al Instituto, a familiares de Rosas y demás que va a Southampton, lo exhuman, luego el cuerpo va de Inglaterra a Francia, desde allí hace un viaje por el Atlántico, llegando a Rosario; una cosa medio rara porque a través de un buque de prefectura iba a recorrer el Paraná e iba a pasar por la Vuelta de Obligado, que fue un momento clave la Batalla de la Vuelta de Obligado, ahí cerca de San Pedro. Arriba al puerto de Buenos Aires el 30 de septiembre de 1989 y hay un desfile enorme que se da desde ahí hasta el cementerio de La Recoleta. De chico no sé por qué, pero no fui, pero lo vi por ATC, que era el único que lo transmitía, por lo menos la llegada al puerto y luego el arribo al cementerio de la Recoleta; todo lo del medio yo cuando era más chico lo tenía a través de la gente más grande del Instituto o compañeros que habían ido también del peronismo a recibir a Rosas y acompañarlo en todo su trayecto. Llega al cementerio de La Recoleta y hay una bóveda de los Ortiz de Rozas, que se encuentra casi al final del cementerio de la Recoleta, que nosotros como Instituto Rosas le hacemos todos los años el homenaje por el fallecimiento y también recordamos cuando vuelve el cuerpo al país. En el caso de Menem se portó, no solo con nosotros sino con todos los argentinos, cerró una herida que era la de mantener el cuerpo de Rosas en el exilio, concilió (o por lo menos en un intento de conciliar), luego el desarrollo del gobierno de Menem daría lugar para otras objeciones sobre todo por la entrega de nuestro patrimonio y lo que tiene que ver con YPF y demás. Pero, en este caso específico, tanto con el retorno de los restos de Rosas como ponerlo en el billete de 20, que ahora con Macri lo sacaron y pusieron un simpático guanaco. Ese fue el primer prócer que sacó, a Rosas, se dio el gusto en vida y después instituyó algunos otros hechos que tiene que ver con la erección del monumento a Rosas, después lo completó a eso Cristina cuando decretó feriado, hizo todos los homenajes en Vuelta de Obligado. No fue un hecho antojadizo, sino que hubo un pedido de muchas décadas como para poder conciliar a los argentinos el traer el cuerpo, los restos de uno de los hombres más grandes”, reconoció.

Boletín de noticias