"Los Ñoquis, crónica de una resistencia del presente"

Política Por
La Directora del documental "Los ñoquis. Crónica de una resistencia del presente", María Laura Cali habló en Las 40! de cómo surgió esta realización a partir del despido de más de 500 trabajadores del Ministerio de Cultura desde enero de 2016. En el mismo se puede ver cómo se llevan y desmantelan equipos del CePIA, diez días antes de su cierre.
66477617_871939063172702_6513024386318991360_n
foto: Facebook @losnoquisdocumental

Escucha el audio

María Laura Cali | 5/10/2019

María Laura Cali, directora del documental Los ñoquis’, señaló que esta idea nació como su necesidad de modificar esa energía que estaban viviendo los trabajadores del Estado, principalmente los del área de cultura. En ese sentido, dijo que todo empezó con el cambio de gestión en enero de 2016 cuando echaron a 500 empleados.

“En nuestro caso, yo estaba en el CePIA y directamente a ese programa le cerraron las puertas del trabajo. El CePIA es el Centro de Producción e Investigación Audiovisual, que era como una productora de contenidos que alimentaba al BACUA (Banco Audiovisual de Contenidos Universales Argentino), a la Televisión Pública, al Canal Encuentro, a Pakapaka y también cubría todas las necesidades de las secretarías. Eso funcionó más o menos durante siete años, también hacíamos series que eran a través de concursos con las universidades, quedaban seleccionados distintos proyectos y nosotros hacíamos todo el seguimiento de esas productoras que quedaban ganadoras de los concursos. Se produjo mucho, contenidos de calidad y federales”, relató.

Cali explicó que estos contenidos (totalmente federales) no hubiesen sido posibles en el ámbito privado. “Fue material que sin el apoyo del Estado y sin un fomento a la identidad cultural, a la preservación de nuestras tradiciones, esa mirada que no va para un público comercial eran generados desde la Secretaría de Cultura a través de concursos, por un lado y después cosas que íbamos cubriendo nosotros desde la secretaría. Y ese lugar sí, fue directamente cerrado y nos quedamos todos afuera. En mi caso, fui reincorporada no como productora audiovisual sino como gestora de producción en la Dirección Nacional de Museos y en tres años he tenido tres cambios distintos, o porque les piden la renuncia a los directivos o porque ponen una dirección que dura un año y se baja. O sea que yo estuve fija siete años y en tres años y medio tres mudanzas de distintos lugares de trabajo dentro de la secretaría, eso en lo personal, esa es mi historia. Pero he visto, en las asambleas de autoconvocados que se empezaron a generar, la angustia de todos los compañeros que por la reducción salarial, por la reducción de los programas, que vas al trabajo y como no hay presupuesto no hay nada para hacer y te obligan a cumplir ocho, diez horas (seguro ocho horas) porque están más obsesionados con el control horario que con la generación de contenidos, es casi una persecución para generar hostigamiento y el desgaste del empleado para que se fuera. De hecho, obviamente los más jóvenes se fueron al exterior y mucha gente con angustia, con depresión, crisis familiares, lo vi, lo vivís diariamente”, lamentó.

La entrevistada indicó que además de su historia, también tenía mucha angustia porque en esa situación no es posible realizar otro trabajo y el sueldo no alcanza. “El tema es sin hacer nada, porque cuando uno está útil, generando una política pública la felicidad es enorme. Lo que uno siente, de sentirse útil porque estás ayudando al ciudadano eso solo lo sabe el que ha trabajado en políticas públicas, es una satisfacción enorme la que sentís. Entonces, no estás pendiente si son dos horas más o dos horas menos, nosotros aveces íbamos fines de semana, nos quedábamos hasta la noche, eso cambió radicalmente. Y entonces ahí dije ‘qué hago’ y empiezo a registrar todo lo que estamos viviendo, cambiar el punto de vista me ayudó un montón porque la verdad vivíamos situaciones inverosímiles que si las hacés ficción no te lo creen. Y estaba muy instalado lo de Gasalla en la sociedad, que esto es lo que usó el gobierno a través de los medios de comunicación que el empleado público es ñoqui, retrasa todo, no hace nada y ese fue el planteo mío de querer mostrar este otro lado, que nosotros vivimos desde hace años en donde amamos las políticas públicas, en donde no te importa aveces la cantidad de horas que estás porque estás cuidando un derecho del ciudadano y bueno ese fue el comienzo y ahí fue cuando se empezaron a unir un montón. Al primero que yo llamo es a Franco Cruz que es editor, con quien yo había trabajado muchísimo en el CePIA, él fue cesanteado y no lo reincorporaron y entonces me interesaba mucho esa mirada, de la mía con la de él. Que le había pasado después de ser despedido y cómo se tuvo que generar un medio de subsistencia y a partir de ahí se empezaron a sumar un montón de voces de gente que se había sentido estigmatizada y también que amaba la política pública y por eso se generó todo lo que se ha generado. Es increíble, nosotros estamos agradecidos”, declaró.

Por otra parte, tras ser consultada por ‘la perlita’ que tuvo mucha repercusión tras el estreno del documental, la productora audiovisual recordó que Carolina Azzi, que era la novia del ex Ministro de Cultura (y ahora Secretario de Gobierno de Cultura) Pablo Avelluto, se presentó el 5 de enero, sin previo aviso y sin un protocolo administrativo y pidió la entrega de todos los equipos de la productora de contenidos. “Yo estaba trabajando ahí, yo formaba parte de ese centro de producción, así que lo vivimos. Ellos asumen el 10 de diciembre, el 29 de diciembre ya empieza a haber un par de despidos de los que se llama en la administración pública CLO, los Contratos de Locación de Obra, que fueron muy criticados por el macrismo, por Cambiemos, como que la precarización laboral y a partir de eso empiezan los despidos y te digo entre paréntesis ellos siguen generando contratos CLO; ahora, después de cuatro años siguen contratando gente por ese método que ellos mismos criticaron y fogonearon por todos lados, eso entre paréntesis”, aclaró. Aunque hay que hacer un protocolo administrativo anunciando a la persona y un inventario con firmas de los directivos para realizar un traslado de estas características no fue lo que pasó. De este modo, se llevaron cámaras, computadoras, tres islas de edición, una isla de mezcla de color, una isla completa de sonido, micrófonos; todos elementos muy caros.

“Lo que sucedió fue la desprolijidad y la prepotencia con la que actuaron y fue el ejemplo- nosotros lo mostramos allí en el documental- de cómo nos iban a tratar diez días después cuando nos cierran las puertas. Ella se presenta, sin un nombramiento oficial y sin el protocolo administrativo que corresponde a un traslado así. Ponen en mucha incomodidad a los coordinadores que estaban en ese momento (…) y bueno decidieron hacer un inventario y tuvieron que entregar los equipos, porque todos sabíamos quién era Carolina Azzi. Están en prensa ahora, esto es lo último que se a partir de toda esta repercusión que tuvo. Yo la verdad, no seguí mucho más porque después fui despedida, pasé a gestión de producción, pero eso sí lo vivimos y pensá que el CePIA quedó sin equipos, entonces la gente, sobre todo los editores, los compaginadores no tenían herramientas de trabajo. Fue un claro antecedente de que diez días después iban a terminar cerrando las puertas”, observó.

Finalmente, María Laura Cali anunció que este el martes 8 van a estar presentado el documental en la sede de ATE Nacional en Moreno 2654 y después seguirán por otros lugares de Buenos Aires, y que lo están pidiendo desde Córdoba. “Nos tienen que seguir través de las redes sociales, que somos en Facebook y en Instagram Los Ñoquis Documental (@losnoquisdocumental). Me estoy yendo a Bolivia a presentarla, nos han invitado del programa de red FORMA con el auspicio del Ministerio de Culturas y Turismo del Estado Plurinacional de Bolivia, así que es un honor para nosotros ir a presentar la película allá y también hay posibilidades de la UBA y nos están confirmando también hoy que va a ser presentada en La noche de los museos en el Centro Cultural Conti el 2 de noviembre. Lo más importante es ir siguiendo las redes me parece”, concluyó.  

Boletín de noticias