8M: Basta de violencia machista

Género Por
Miles de mujeres de todo el mundo se convocaron para decirle basta a la violencia machista en todas sus expresiones. En Santa Rosa la lluvia no logró bajar el tono al reclamo que recorrió hasta llegada la noche las calles céntricas.

Según el Instituto de Políticas de Género Wanda Taddei, una mujer muere cada 18 horas en Argentina víctima de violencia machista, una realidad que se agravó en 2017 teniendo en cuenta que el año pasado la cifra indicaba que este tipo de violencia  dejaba una muerta en Argentina cada 30 horas.

En una jornada histórica que se viene gestando desde hace tiempo con asambleas en las diferentes ciudades, las mujeres concretaron el paro y visibilizaron la problemática. En un documento consensuado por el movimiento “Ni Una Menos” se exigieron políticas públicas para terminar con este flagelo y que la justicia deje de amparar el poder patriarcal.

Entre otros puntos que fueron leídos en voz alta se pidió poner un freno a los femicidios: “Basta de femicidios: el machismo, la misoginia y el odio hacia lesbianas, mujeres bisexuales y trans”. Además se renovó el reclamo  por el derecho al aborto legal seguro y gratuito.

EN SANTA ROSA

Durante la mañana tuvieron lugar las primeras asambleas, aplaudidas y manifestaciones.  En algunos lugares de trabajo las mujeres acordaron realizar cortes en sus actividades por algunos minutos y salir a manifestarse a través de aplaudidas. No fueron muchas las que pudieron adherir al paro dejando de lado completamente las actividades y durante la tarde hubo reclamos hacia los gremios que no acompañaron más allá de lo simbólico.

Florencia, una de las docentes que participó de la asamblea, habló con Las 40! Y se mostró contraria a que el gremio de los docentes no haya tomado una postura  más contundente convocando al paro como lo hizo provincia de Buenos Aires.

Por otro lado un grupo de trabajadoras del municipio repudiaron las actividades que se organizaron para conmemorar el Día Internacional de la Mujer (actividades aérobicas en el Estadio Municipal) y pidieron que se apliquen políticas públicas para que los derechos “sean reales”.

La docente y militante de Pan y Rosas, Claudia Lupardo, hizo referencia a la crisis y ajuste que se viven en el país que deja sin trabajo a mujeres de diferentes emprendimientos, e hizo mención a todas las compañeras que deben hacer “malabares para llegar a fin de mes” dado el contexto económico.

Por la tarde la concentración se realizó en la plaza San Martín y aunque pasadas las 18 comenzó a llover, la tormenta no alcanzó para disipar la manifestación que se extendió durante casí tres horas bajo el mal clima, con consignas, batucadas y cánticos contra el sistema patriarcal.