"Ojo con los que dicen que La Pampa era una isla"

Derechos Humanos Por
Jorge Bragulat ejerció la docencia y ocupó diferentes cargos en la UNLPam hasta 1975. Fue perseguido, detenido y torturado. A 41 años del golpe de estado dialogó con Las 40! de Radio Kermés y reconstruyó diferentes momentos de su privación ilegítima de la libertad y del posterior exilio.
17505812_1503245459686832_1193286535_n

Escucha los audios

Audio

Audio

El testimonio de Jorge Bragulat es uno de los menos conocidos en La Pampa.  En la década del 40 se había instalado en la provincia y ocupó diferentes cargos en la UNLPam. En diálogo con el programa Las 40! que se emite por Radio Kermes indicó que en el año 1975 mediante un decreto las policías provinciales pasaron a depender del Ejército, de tal manera que el poder político de la provincia no tenía injerencia sobre esa fuerza. “Se producen allanamientos y detenciones en la provincia de La Pampa sin ningún argumento y sin ninguna acusación en concreto. Entonces, fuimos detenidos ahí en el penal de Santa Rosa, incomunicados hasta que sale el decreto que nos trasladaron a Villa Devoto y  a Resistencia, Chaco” manifestó.

Este periplo, como el lo denominó, comenzó cuando le tocaron el timbre aquélla noche de noviembre del año 1975, allanaron su casa y se lo llevaron detenido junto a su señora. “Ahí, en la policía, me encontré con otras personas que estaban en la misma situación. Lo que sucedió es que al mando de todo esto, estaba Ramón Camps y sabemos lo que fue esa persona. Yo creo que los mayores personajes siniestros de Santa Rosa fueron Camps y el Obispo del momento.” dijo. En ese sentido, explicó que los procedimientos no fueron violentos como en otros sitios, porque de alguna manera los que estaban mandados obedecían órdenes y los ocultos, que eran los duros, no daban la cara en esos primeros pasos. “Todo parecía como si fuera una invitación gentil a pasar por la policía. Estaba todo planificado inclusive, mandarnos a este que se va a portar bien, va a entrar y va a saludar y estaban al servicio de un proyecto espantoso”, añadió.

Tras ser consultado respecto al negacionismo de estos últimos tiempos respondió que al dar tanta importancia a las cifras de los detenidos desaparecidos se corre el riego de distraer la atención de la cuestión más importante que fue la consecución de un genocidio por parte del Estado. En relación a la Teoría de los dos demonios, expuso que no tiene razón de ser ya que “de alguna manera el estado, aún teniendo el uso de la fuerza no puede ser el represor. El estado tiene que ser el contemporizador, el armador de una sociedad y el que de alguna manera debe nuclear a todos y que se encuentren contenidos en ese estado. Una cosa es estar contenidos, disconformes y otra cosa es estar fuera del estado como dejaron esto. Estos están fuera, estos no tienen derecho, estos no pertenecen, hay que eliminarlos y bueno, eso es lo que pasó.”

Al mismo tiempo, expresó que la sociedad evidentemente está fracturada. “La prueba fue el acto del día de ayer, de una manera masiva, de una manera impactante y sin embargo, el gobierno no hizo ninguna actividad oficial. Cuando la ley de un país dice que tal día es festivo, más que festivo es conmemorativo de una situación, el representante elegido legalmente tiene que respetar esa fecha y tiene que hacer los actos correspondientes. Es lo mismo que decir no hacer ningún acto el 25 de mayo o el 9 de julio. Digamos son las leyes de un país que implican recordar esa fecha y que por eso no se trabaja”, sentenció.

Para cerrar, introdujo una aclaración respecto a la comparación que se hace de La Pampa con una isla en esos años de terrorismo de Estado. “El criterio de isla no existe como tal, lo que si existe son gente aislada que es otra cosa, no?. Es decir, se confunde la gimnasia con la magnesia como decía un viejo profesor mío. El que está aislado, el que no puede ver o que no quiere ver dice: esto fue una isla. Y no, no fue una isla, vos no viste las cosas y esto refleja un aislamiento mental que ha ocurrido mucho. Ojo con los que dicen que La Pampa era una isla, porque son ellos los que automáticamente se transforman en seres aislados”, finalizó.

Escuchá aquí la nota completa.