CONICET: los becarios en contra del ajuste

Política Por
La Doctora en Biología y becaria del CONICET, Claudina Solaro dijo a Las 40! por Radio Kermés, que las 500 personas que quedaron fuera de la carrera científica aún no han tenido respuesta a su reclamo por parte del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.
Cali-Solaro-ok-400x380

Escucha el audio

Claudina Solaro en Las 40!

         Claudina Solaro manifestó que es difícil visibilizar el reclamo que están llevando adelante porque en momentos como este “la gente está con muchas cosas en la cabeza y por ahí la ciencia no es algo que le preocupe de primera mano, aunque debería". En ese sentido, observó que para los grandes medios invisibilizar esta demanda parece sencillo y de hecho les conviene porque “si la ciencia se pone de pie con su reclamo está dando una muestra de lo mal que vamos”.

        Del mismo modo, explicó que la primera evidencia del ajuste en ciencia y técnica fue el no ingreso de esos 500 becarios postulantes a la planta de investigadores del CONICET.“Luego el recorte en los ingresos se va a sentir mas adelante en el financiamiento de proyectos, el número de becas para doctores, en todo”, lamentó. Asimismo, señaló que en La Pampa los afectados por esta situación son cuatro personas, mientras  que en otras provincias como Córdoba llegan a 50. “Entonces, juntarnos acá nos cuesta, no es que nos cueste más pero generar algo no tiene tanto peso como en una provincia grande”, reconoció.   

         Por otra parte, Solaro señaló que ingresar como investigador, aparte de la importancia académica, también implica el hecho de adquirir los derechos laborales, puesto que “aunque avanzamos mucho en las condiciones de los becarios todavía son becas precarias. No estamos en blanco, recién ahora podemos tener obra social”. Además, precisó que tras siete u ocho años de formación y mucho trabajo como becarios, llegan a los 35 años de edad para cuando están pidiendo el ingreso, todavía sin un aporte previsional. “Estamos hablando de carreras largas. Son investigaciones programadas a largo plazo con lo cual hay que trabajar muchísimo para llevarlas a cabo”, aportó.

         En relación a la toma que hicieran del ministerio, por la cual consiguieron que esos 500 investigadores quedaran en situación de “stand bye” durante un año hasta que oficialmente se les de una solución laboral, subrayó que siguen sin respuesta. “La solución laboral tenía que ser equivalente a la de un investigador de CONICET en todo sentido, en derechos y en los montos a cobrar”, aclaró. Para mediar se generó una comisión mixta de seguimiento entre la gente del ministerio, los afectados y distintas organizaciones para decidir qué van a ir haciendo. “La última reunión fue la semana pasada y, finalmente, como pensábamos el ministerio no tenía nada para proponer. Es un desgaste, es que eso es lo que quieren en realidad, que nos desgastemos y dejemos de reclamar”, enfatizó.

         Finalmente, planteó “La gente tiene que entender que la investigación tiene que apoyarse para generar un país que tenga bases sólidas, porque las investigaciones aunque uno le cueste encontrarle la aplicación siempre llegan a la gente”. Para concluir, informó que la próxima reunión para tratar el tema de los afectados se va a realizar el próximo 9 de mayo, en la ciudad de Buenos Aires. “Ahora, estamos viendo en esta semana cómo resolvemos, qué medidas, cuáles van a ser las movilizaciones o lo que se haga, que no sabemos si va ser bien sobre la fecha de la próxima reunión de comisión o va a haber distintas instancias de movilizaciones previas”, cerró.

Boletín de noticias