Trata de personas y la connivencia estatal

Derechos Humanos Por
Gustavo Vera, titular de la ONG La Alameda, dijo a Las 40! por Radio Kermés que los delitos de trata de personas no pueden existir sin complicidad estatal. "Tiene que haber, mínimamente, un territorio liberado donde poder operar". También, señaló que hay 120 marcas top que están denunciadas por basar su producción en talleres clandestinos.
11

Escucha el audio

Gustavo Vera en Las 40!

      Gustavo Vera expresó en relación a la condena del intendente de Lonquimay, Luis Rogers, por participar del delito de trata de personas con fines de explotación sexual, que aún la sentencia no está firme y que puede ser apelada como indicó Marín. “No es la primera vez que encontramos a un funcionario del Poder Ejecutivo y de otros poderes involucrado en casos de proxenetismo, de trata. Estuvo el caso de Campo Santo en Salta, algunos casos en el sur de Santa Cruz recuerdo, en varios lugares hemos tenido situaciones similares”, observó.

      Asimismo, agregó que este tipo de delitos necesariamente implican la complicidad estatal ya que el crimen organizado requiere logística de traslado, de ablande, de explotación, de comercialización y de lavado. “Y esto corre tanto para la trata como para el narcotráfico como para el tráfico de órganos, como para el tráfico de bebés. Este tipo de delitos que ofenden la libertad, la vida y la dignidad de las personas no se pueden cometer, al menos de manera reiterada, si no existe algún tipo de connivencia estatal que puede ser policial, puede ser judicial, puede ser política o puede ser un poco de las tres”, advirtió.

      En ese sentido, Vera destacó: “Afortunadamente, logramos una ley en 2008 que fue muy mejorada en el 2012 y que recién se la terminó de reglamentar o por lo menos se la reglamentó en gran parte hasta hace exactamente un año y medio. Es una ley que caratula bastante bien el delito, que tiene condenas que son bastante taxativas. Las leyes están, lo que tiene que dejar de estar de alguna manera es el afán de lucro, el afán de mafiosidad que tienen algunos sectores del Estado, hay que depurar un poco el Estado de gente corrupta sea del partido que sea”.

     Del mismo modo, el legislador porteño aseveró: “Si hay oportunidades laborales, si hay oportunidades de desarrollo igualitario para todos seguramente la prostitución se convierte en un fenómeno total y absolutamente marginal como ha ocurrido en las décadas en las que hemos tenido pleno empleo como del 45 al 55 y varios períodos que hubo en adelante, en el cual la prostitución fue un fenómeno totalmente marginal. ¿Cuándo crece? Crece cuando hay exclusión, cuando hay desocupación, cuando hay descarte, es en ese contexto que crece el trabajo esclavo, que crece la trata sexual, crece el narcotráfico sobre la explotación de los vulnerables.”

      Con respecto al trabajo esclavo en rubro textil, por el cual La Salada ha sido tema dominante en los medios en los últimos tiempos, precisó que hay 120 marcas glamorosas que se encuentran en la mayoría de los shopping del país, denunciadas por basar su producción en talleres clandestinos. En relación a ello, opinó hay que trabajar para regularizar la Salada y sus proveedores. “Y por eso yo saludo que el gobierno haya retrocedido en su iniciativa represiva con la que comenzó y haya empezado a recapacitar que tiene que intervenir desarrollo social, el Ministerio de Trabajo, el INTI, tiene que haber una perspectiva mas integral”, remarcó.

      En relación a las marcas vinculadas a la Primera Dama y las denuncias federales que pesan sobre ella, reveló: “Cheeky tuvo tres denuncias federales, hay una que está durmiendo, otra que llegó a una instancia bastante alta pero después en cámara de casación la voltearon. Y la primera, recuerdo que la tuvo un juez que se llamaba Montenegro que es el segundo candidato a diputados del PRO, con eso te digo todo. De cualquier manera, no perdemos la esperanza de que alguna vez vaya a haber justicia”.

      Finalmente, el titular de La Alameda sugirió: “en  vez de preguntarle  si hay talleres clandestinos, preguntarle y que los lleve y que les muestre donde tiene una fábrica en blanco, porque todo lo  que tiene es clandestino. Aparte siguen importando ropa contrabandeada desde China, por lo menos desde el año 2007. Le cambian las etiquetas y las hacen pasar por producción nacional. Mucha de la ropa de Cheeky que nosotros pensamos que se fabricó acá, en condiciones de altísima calidad, se fabricó con trabajo esclavo en China y se metió de contrabando por la aduana y se le cambió la etiqueta, o sea esto ya lo venimos denunciando hace bastante tiempo y es muy grave”.

Boletín de noticias