Ojo de agua, una laguna para disfrutar

Interés General Por
Ojo de Agua, la laguna de Uriburu es un oasis en el desierto pampeano, en donde cada sábado y domingo llegan alrededor de 200 personas con ansias de disfrutar el verano.
Ojo de Agua

Ojo de Agua, la laguna de Uriburu es un oasis en el desierto pampeano, en donde cada sábado y domingo llegan alrededor de 200 personas con ansias de refrescar aunque sea los pies dentro del agua.

La gente comenzó a acercarse después de la limpieza de un monte de caldenes, hace cuatro meses atrás. Todo fue tan repentino que la municipalidad fue sorprendida sin contar con la infraestructura necesaria para garantizar la comodidad de los ‘turistas’, por lo que tuvieron que adaptarse a esta nueva circunstancia.

Anteriormente, no se podía ingresar al lugar porque era propiedad privada, sólo accedían de forma clandestina los lugareños que conocían la zona. Para evitar esto, hace un par de meses que la familia Battaglia, dueña de este espacio, donó 48 hectáreas para que pasen a ser abiertamente municipales.

Los planes para el invierno son muchos, y así lo reconoce el intendente José Santillán. Es necesario acomodar el sistema sanitario, ya que hoy solo cuentan con baños químicos alquilados. Se busca también hacer llegar la energía eléctrica para brindar luz al área de camping, así va a poder ser concurrida también de noche. Hoy está permitido quedarse en el predio desde las 7 a las 20,30 horas para evitar inconvenientes.

La entrada los días de semana es libre y gratuita, aunque no los fines de semanas cuando debe abonarse $50 para acceder. Subió su precio durante la última quincena de enero con el fin de abastecer los salarios de las 30 personas que trabajan allí, que involucra cantineros, guardavidas, servicio a vehículos en la playa de estacionamiento, entre otros. Así, la nueva atracción recreativa está abriendo varias puertas de trabajo a los habitantes de Uriburu que se trasladan desde el pueblo para vender todo lo que se comercializa en la mayoría de los balnearios del país.

El lugar cuenta con seguridad privada contratada para preservar el ambiente natural que rodea a la laguna.

Este año la provincia lo decretó como lugar turístico de La Pampa, una opción cerca de la capital con parrillas, una laguna de agua tibia  y poca profundidad, escasa cantidad de sal y ya testeada para comprobar que no posee contaminantes, en donde se puede disfrutar en familia o –incluso- alquilar un kayak o botes para realizar deportes acuáticos.