Macri atrapado en su propia fiesta

Política 05 de enero de 2019 Por
Hace 70 años (fecha citada por el presidente para hablar del despilfarro de fondos estatales) llegaba Franco Macri a la Argentina. Hace 7 décadas empezaba la fiesta que volvió millonarios a los Macri, solventada con fondos estatales.
macri fiesta

El presidente Mauricio Macri salió a responder a las críticas por sus vacaciones y a intentar justificar la grave crisis que desató su modelo económico en el país: "Fueron 70 años de fiesta, no salís en tres".

Lo curioso es que su familia fue beneficiaria directa de lo que el considera "fiesta", ya que su padre, Franco Macri, llegó a la Argentina hace exactamente esa cantidad de años y multiplicó sus bienes a la sombra del Estado con negocios dudosos, deudas estatizadas y empresas que fueron parásitos del Estado durante todas esas décadas.

En 1949 Franco Macri y sus hermanos abandonaban Italia y se instalaban en el país siguiendo los pasos de su padre. Entonces Franco Macri tenía sólo 18 años y se casó con la hija de una familia de la aristocracia lo que facilitó sus contactos para hacer luego negocios extraordinarios.

Sus primeros negocios con un gobierno militar fueron durante la dictadura de Onganía, con la que realizó transacciones ligadas a la exportación de carne en sociedad con el Estado. Macri también hizo buenas migas  con López Rega, cuya cercanía le permitió quedarse con licitaciones para la construcción de viviendas sociales entre otras obras. 

Pero la gran diferencia en su capital llegó con la última dictadura cívico-militar, la más sangrienta de la historia Argentina,  dónde no sólo aumentaron sus negocios y cantidad de empresas, también logró que la deuda privada de sus negocios sea estatizada antes de finalizar el golpe, es decir, pagada por todos.

En esta primer semana de enero Mauricio Macri insistió además en que su "prioridad" sigue siendo "la pobreza" y trató de mostrarse optimista con respecto al futuro: consideró que "por primera vez pasamos esa tormenta y no tiramos todo por la borda", sino que "nos agarramos al timón, mantuvimos el rumbo y vamos a cumplir".